Si, estimados lectores... Esto sólo fue un sueño..., pero yo, no me quería morir y así le puse por nombre: "Yo No Me Queria Morir"

Este sueño fue cómo otros, de las tantas noches, en la cual me he despertado con una inmensa desesperación, por lo que había estado soñando.

Bueno, trataré de hacer el relato lo mejor que pueda, ya qué no me daba cuenta de lo que realmente me sucedía... solamente me veía caminando detrás de un hombre, el cual se notaba que era un poco mayor de edad... Ya que su pelo se notaba que era de un color castaño claro, pero con algunas canas muy blancas a los lados de las sienes... Aunque en su cara no tenia ninguna arruga y en su mirada se notaba una inmensa dulzura...

El hombre iba montado en una bicicleta delante de mi, pero iba muy despacio y de vez en cuando, volteaba la cabeza para mirarme, cómo si estuviera sintiendo mucha lástima de mi... Yo no tenia ni la remota idea, de quién era realmente aquél hombre... Aunque su rostro, me parecía un poco familiar.

Yo había comenzado a caminar detrás de aquél hombre, desde la puerta del garaje de mi casa... La cual me parecía increíble ver, en las condiciones tan desastrosas, que se encontraba todo por fuera. Mientras yo caminaba también iba volteando la cabeza, mirando todo lo que iba dejando tras de mi...

Les aseguro que en ese momento, sentía una inmensa desesperación... Yo sabía que me estaba yendo, de mi hermosa vida de la tierra... Y con intenso dolor sentia que estaba mirando, lo que antes había sido mi casa...

¡Yo no podía creer todo esto, que me estaba sucediendo! Y lo que me hacia sentir más tristeza, era ver en ruinas todo lo que yo tanto amaba...

Sí, era increíble como se veía la puerta del garaje de mi casa... La cual estaba caída de un lado cómo si hubiese pasado muchos años, sin que se arreglara, ni que se pintara en mucho tiempo... Ya que la madera se veía toda descascarada, cómo si estuviera muy vieja y descuidada...

¡Lo que yo estaba viendo en aquél momento, era verdaderamente horrible! Por todos lados yo veía papeles, maderas... y muchísimas cosas tiradas...

¡Bueno, todo era una verdadera destrucción! Por lo cual el camino por donde el hombre y yo teníamos que pasar estaba difícil poderlos transitar...

¡No, yo no lo podía entender... Por lo menos, no en aquel momento! Yo no sabía si era que ya había pasado muchos años o era que quizás había un terremoto... o estábamos en una guerra y por ese motivo, todo se veía de aquella manera...

¡No, yo les juro que no sabía, lo que realmente había ocurrido! Pero si sabía y sentía, que no deseaba irme de mi casa y mucho menos, porque ya me había muerto... Por lo cual mientras yo caminaba tras aquel hombre, miraba con intenso dolor la horrible destrucción, que dejaba tras de mi...

Mientras caminabamos yo sentía como si mi alma, estuviese llena de un inmenso dolor... Creo, que por eso era, que lloraba y gritaba... Quizás por la desesperación, que sentía. Pero el hombre seguía en su bicicleta, yendo despacio y yo, seguía tras él...

En el sueño yo me veía y me escuchaba cómo suplicaba al hombre, para que no me llevara... Yo, le iba diciendo de ésta manera:

-¡Por favor, señor... No, me lleve!
-¡Yo, no me quiero morir... No, por favor!!!
-¡Déjeme aquí, se lo suplico... No, no me quiero morir!!!
-¡Por favor, se lo ruego... Déjeme aquí!
-¡Yo, no me quiero morir... No, por favor!!!


¡Dios Mio... No sé cómo poder explicarles todo aquel dolor tan desgarrador, que yo sentía en aquellos momentos! ¡Algo espantoso, invadía mi alma! Era como si fuera un terrible miedo, quizás al ver que dejaba, mi casa, mi familia y todo aquello que había sido mío... Todo lo que significaba y que yo amaba tanto, por eso seguia aferrándome a todo con toda mi alma...

¡Si, y también porque quizás ya sentía el terror, de saber que caminaba hacia la muerte!

¡Créame que éste sueño cómo los que he tenido, antes y después nunca lo he podido olvidar... Ni creo, que pueda olvidarlos mientras yo viva!

¡No sabía la razón por la cual, el hombre me miraba con tanta lástima... Pero a mi me parecia, cómo si deseara dejarme ir! ¡Pero, no... Yo estoy segura de que Él no me dejaba, porque quizás tenia que cumplir con esa misión de llevarme!

¡Bueno, yo no pensaba que tenia que morirme... Lo único que yo si sabia, era que no me quería morir! Yo estaba segura que ya nunca más podría regresar, siendo éste mi más grande dolor... ¡Pues en el sueño tenia el presentimiento, de que ya me había muerto!

Bueno, es posible que sea cosas de un sueño... ¡o quizás, así sea la muerte! ¡La verdad les digo y créanme, que yo nunca desearía saberlo!

¡Ahora, que si usted lo sabe... Le ruego que por favor, me lo haga saber de manera entendible!

¿Usted pudiera creer en esto, que yo veía y sentía en éste sueño? ¿Piensa que pudiera suceder, que una persona pueda morir de esta manera?

¿Me tocara morir con esta desesperación cuando me llegue la hora de partir? ¡Dios, Mio... Ojala, que nunca sea de ésta manera!

Les aseguro, qué se siente algo muy horrible... ¡Se imagina querer vivir y tener que morir, sin uno desearlo! ¡Saber, que uno tiene que morir... No, créanme que no es fácil!

¡Le aseguro, que es un tormento demasiado espantoso! ¡Quizás usted, no lo crea de esta manera... Pero yo así lo sentí y lo viví en este sueño!

Gracias, por haber tenido la paciencia de leer mis sueños... ¡Dios nos de a todos la bendición ... Y nos libre siempre, de todo lo malo!


Autora de este escrito: Eva Soto