¿Será así el Juicio Final?



(Este sueño fue hace algunos años...)

Esa noche me acosté un poco más temprano que otras veces y comencé a soñar, así...

Me encontré sorpresivamente, en un salón inmenso de grande, donde el piso era de unas lozas también muy grandes, todas eran de color blancas y otras negras...

También habían unas puertas grandes, el techo era muy alto y habían unas inmensas columnas desde el piso hasta el techo... Todo estaba muy limpio y brillante...

También noté que habían doce sillas haciendo como un redondel en medio de aquel salón. Pero lo que yo no podía entender era, que en el mismo centro frente a las doce sillas, había otra silla, pero ésta estaba sola...

En ese momento, yo no sentia nada en mi mente, ni tenia miedo, ni sabía el porque yo estaba allí, solo me veía vestida con algo, que parecía un camisón largo y de un color muy blanco...

Yo caminé hasta la silla que se encontraba al centro y me senté... Al momento, comenzaron a llegar doce personas... Eran, seis hombres y seis mujeres... Los hombre estaban todos vestidos de negro, con los trajes, las corbatas, el cinto, las medias y los zapatos, todo negro y la camisa muy blanca... La mujeres, tenían un saco con corbata parecida a la de los hombres, pero en vez de pantalones, tenían unas faldas hasta la mitad de las piernas, con medias y zapatos negros y la blusa muy blanca...

Tambíén noté que todos ellos traían un maletín en sus manos, también de color negro delgado y cuadrados... Lo que a mí me pareció extraño era que a ninguno de ellos no se le podía distinguir el rostro...

Yo vi como todos, se sentaron en las sillas... Los seis hombres en las primeras sillas en fila de la izquierda y las mujeres se sentaron en las otras seis sillas a la derecha...

Todos ellos pusieron los maletines que traían sobre sus piernas... Vi que estaban abriendo los maletines y que ya estaban por comenzar, lo que yo, diría un juicio...

Todo esto yo lo veía perfectamente, pero no sentía nada de miedo... Era como si mi mente estuviese totalmente en blanco...

Al momento de ellos querer comenzar el juicio, escuche una voz femenina, que provenía de atrás de una de las inmensas puertas de aquél salón... Como ya saben, esa voz era inconfundible para mí, ya que la he oído muchas veces y es la misma voz, suave, delicada, angelical... y esto fue lo que me dijo:

    -¡Disculpa, hija! ¡Ha sido un error!

Al momento, yo me levanté de la silla y ya me disponía a caminar, cuando me desperté...


Sí, yo sabía que fue un sueño... pero, ¿no creen ustedes que pudiera ser así en nuestro juicio final? Bueno, creo que esto lo sabremos cuando estemos en el lugar que nos pertenezca a cada cual...

¡Cuídense! Les quiero,
Autora (de este sueño): Eva Soto