Estimados lectores, como ya he dicho en repetidas ocasiones, siempre que he tenido un sueño, cuando me he despertado enseguida lo he escrito, con la idea de analizar más adelante si esto puede suceder o solamente es un sueño... Para mi desdicha algunos han sido fatales cuando se relaciona con mi familia, o a veces con amistades...

Bueno, yo he tenido sueños muy hermosos, así como otros tantos desastrosos... Por ejemplo, el sueño del viaje de mi madre... También este que aquí les voy a narrar, y muchos otros más.

En este sueño yo estaba con una de mis hermanas, la cual falleció en mi país, Cuba... Ella nunca, quiso salir de allá... Siempre decía que deseaba morir en su tierra y que allí fueran sepultados sus restos... Y sí, falleció allá en Cuba... pero su hija trajo sus restos para USA... Un error muy grande de mi sobrina, por supuesto.


En el sueño, estábamos mi hermana y yo, caminando acompañadas de un hombre, muy hermoso... Su rostro, era muy bello...El era alto y su cuerpo, se notaba fuerte... Sus facciones, eran muy varoniles y de una belleza indescriptible...

El vestía algo así como una túnica blanca, que le llegaba hasta sus pies... Yo en este sueño, sentía una gran pasión por aquél hombre, el cual yo no sabía realmente quién era, pero en mi corazón yo sentía mucho amor y me dolía lo que veía... Sé que esto les parecerá muy extraño, pero esto fue lo que ocurrió.

El lugar por donde estábamos caminando los tres, mi hermana, el hombre y yo... Era un lugar donde parecía que antes hubiera una ciudad, con muchos edificios, los cuales estaban en esos momentos todos destruidos, no sabía bien si era porque había guerra o porque ya estaban tan viejos, que se volvieron casi polvo...

Mientras los tres caminábamos, yo sentía el ruido que hacía lo que quedaba de paredes destruías al caminar por encima...

Allí no se veía ninguna pared levantada, todo estaba completamente en ruinas.

Pero esto no era todo, yo creo que sentía envidia de mi hermana, ya que El hombre la sostenía de la mano, llevándola con mucha delicadeza, con amor, o quizás con misericordia... No, lo sabia... Pero yo si sentía que me dolía el corazón, al ver que a mi casi ni me miraba...

Sé que así caminamos mucho tiempo, no sabría decirle cuánto, pero sí sé que fue mucho tiempo y que solo ruinas se miraban,en todos aquellos alrededores... Ya casi terminábamos de caminar, cuando desperté quedándome muy sorprendida, al recordar todo lo que había soñado...

Así, pasaron algunos años y en el 1986 me avisaron que mi hermana, con la cual yo había soñado unos años antes, la iban a operar de cáncer... Yo enseguida viaje a cuba y la pude ver, pero ella sufría mucho no solo por su enfermedad, sino por que estaban pasando mucha hambre, por lo cual ella quería que su hija y su nieto, el cual ella habían criado, ya que el padre del niño en el 1980 había salido de Cuba en una balsa hacia USA y ella deseaba que ellos también se fueran de Cuba...

Así fue que después en el 1990 su hija y su nieto, salieron también en una balsa, llegando gracias a Dios a USA...

Unos años después, mi pobre hermana, se puso muy grave, mi sobrina viajo a Cuba con un permiso por humanidad, le dieron 10 días de estancia... Ya tenia que regresarse el sábado y mi hermana, falleció el amanecer del Viernes...

Ella había sufrido largos años de enfermedad, pasando por muchas calamidades, como casi todos pasan en mi país, Cuba...


Bueno, mi querido lector... quizás más adelante le cuente lo que ocurrió después que mi sobrina regreso con los restos de mi hermana, para USA.

Por supuesto, me he puesto analizar este sueño con mi hermana y con El hombre caminando por las ruinas... Y he podido llegar a la conclusión, que todo eso que ella estaba pasando y el no ser enterrada en su tierra, como ella deseaba, era toda esa ruina que yo veía en el sueño...

Esto es, lo que creo yo... El hombre que llevaba a mi hermana de la mano, era Nuestro Hermano Jesús...

Mi hermana hacia años, que estaba ciega de cataratas y no se había querido operar porque tenia miedo que no le pusieran anestesia... Además ya ella sabía que tenia esa enfermedad, de Cáncer...

Nuestro Hermano Jesús, fue compasivo con ella... Él fue quien la ayudo a llegar al lugar predestinado para ella. Gracias le doy a Nuestro Señor, por haberla guiado...

    Gracias a usted, por leer estos sueños que he tenido. Que Dios, le bendiga...

Autora de este escrito: Eva Soto