Al triste, no le preguntes la historia de su desgracia… Sino dile que en ti tiene un amigo. Al que llora, no le escudriñes el origen de su llanto… Sino dile que tú tienes un hombro, un pañuelo, una sonrisa. Al que anda tambaleante por la vida No lo analices porque no ha llegado nunca, a ninguna parte… Mejor dile que tú tienes una luz, un consejo y un bastón por si Llegara a necesitarlo. Al que anda sin templo y sin oración No le preguntes porque es un descreído… Mejor enséñale a Dios, Y mételo en el secreto de tu plegaria. A esos que hacen un caos de su vida No les preguntes que causa su confusión… Mejor enséñales el rastro sosegado de la fe, Y el fluir constante de tu serenidad. Al que anda dolido y agotado con su cruz, No le preguntes porque le pesa tanto… Mejor ponlo en posición de que Dios se irrade sobre el Y ya poco a poco ira llegando la luz. Al que se resiste a seguir y se siente vencido, No lo andes por la normas, Las deducciones y los raciocinios… Mejor dale la mano, y dile: ¡Voy contigo! No le preguntes a cada uno su necesidad… Mejor demuéstrales que siempre hay un sueño Más asombroso que su mala suerte. Hay un Dios… Hay una oración… ¡Y hay un milagro!
Autor: Desconocido



                




© Brisa Diseños - Copyright, Marzo 2013