Mijo del alma - (me dijo el viejo un día) la vida es dura y a veces te maltrata, no se crea usté que es dulce, ni mucho menos fácil; hay mucho por hacer, hay mucho por andar, y al caminar se encontrará tropiezos, traiciones... y amigos de ésos! Por el trabajo, no se preocupe usté sólo porque no le falte, yo llevo a mis espaldas tantos y pico, y aquí me ve, no soy rico, pero nunca le ha faltáo, ni a su madre ni a usté ni ropita, ni zapato; y siempre ha habido páecharle algo al buche por el pico! Pero lo más importante, mijo no es eso! Cuando usté esté señorito con los problemas del amor va a tropezar. No se deje usté abusar de su corazoncito! Que si hay que perdonar, se perdona! Si tiene que pedir perdón, pida perdón! Pero eso sí, mijito, llorar no... eso sí que no! Porque los machos no lloran... no señor! Aguántese mejor las ganas, que usté no pué ser blandito é corazón! Cuando el amor se asome a su ventana, prepárese, mijito, que ahí é que usté lo que es sufrir. Si cree que es fácil, se equivoca, mijo. Su mai y yo la hemó pasao bien frío pero siempre hemos buscáo el calientito! Y ya usté está criáo. Recuérdese, mijito, del consejo que he dáo! Pero mire, entre usté y yo le diré un secretito: (si tiene que llorar, llore solito, sin gritar, ... y bien bajito, que no es de machos llorar. Que nunca se entere la hembra que usté ama, pué quien tiene que llorar es ella, porque tiene un corazón blandito. ... y no le digo má mijito) Aún recuerdo los consejos de mi padre! Cuánto me han servido ellos... cuántos golpes he aguantado tragando para adentro! Perdóname, mi viejo, porque en una sola cosa estuviste equivocado...! Te diré: si sientes esta página mojada, si tu teclado, a borbotones, destila, es mi llanto, que su pena ha volcado, pues no es un macho quien escribe esta poesía, soy sólo un hombre que ha perdido a su amada ... pero la sigo amando todavía! Autor: Rafael Angel Cortes


                    



© Brisa Diseños - Copyright, Septiembre 2011