Tan sólo mis sueños, dentro de un mar de eternidades... Déjame que sueñe, deja que traspase fronteras tocando con mis humildes manos el cielo, así verás que soy débil y no puedo dejar de amarte, ni por un momento. En alas del viento, camino entre tinieblas y me pregunto: ¿dónde, estás tú? ¿Si estás a mi lado, cómo es que mis manos ya no pueden tocarte? ¿Será, que han perdido el camino? ¡Rescátame de ésta pena que llevo dentro, arráncamela si puedes... No dudes y hazme creer, que un día fuimos uno! Autora: LUZ EsQuIvEl



                        




© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2011