Desde el mismo momento que entraste tú en mi vida, tu mentira torcida enturbió nuestro amor. Con tus besos perjuros y hasta una voz fingida ganaste en la partida…, ajena a mi dolor.
Con frialdad enterraste mis anhelos ya muertos, con halagos inciertos y hasta como me miras. Yo me entregué del todo, con mis brazos abiertos pero tus labios yertos…, denuncian más mentiras.
Con tu risa coqueta y atuendo perfumado cubriste tu pasado con simulado afán. Yo enamorado y torpe probé de tu bocado, edénica serpiente…, engañándole a Adán.
A pesar de saberlo que siempre me mentías, fui contando los días, de tu engaño malvado. En mi mano tuviste, todo cuanto querías, dispuesto me tenías, queriéndote a tu lado.
Nunca, nunca en mi vida, de ese modo había amado que soporté callado, hasta hoy tu falso amor. Quisiera perdonarte y olvidar tu pecado pero tú ¡qué me has dado! ¿para hacerte el favor?.
Autor: Eliseo León Pretell Houston Texas, U.S.A Octubre, 2008 Derechos reservados



             




© Bruno Di Maio
© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2012