Cuántas veces he pensado en la grandeza de Dios, de haber unido a los dos, como la hiedra a la roca. Y no dejo de pedirle con la humildad de mi voz, nunca permita el adiós, suplicante mi alma invoca.
Sin los besos de tu boca no me imagino la vida, qué me haré sin ti querida, si de pronto me fallaras. No se, si podría vivir sabiéndote ya perdida, sin buscar otra salida, moriré…, si me faltaras.
Te pedí que no lloraras ayer justo al despedirme, después creía morirme, al soñar que te perdía. A que se debe ese sueño, acaso puedes decirme, quiero volver a sentirme dueño de ti noche y día.
Al saberte siempre mía todo brilla en derredor, mis acciones son de amor, hasta mis noches son claras. Quiero estar cerca de ti, de tu vida y tu calor Inmenso sería el dolor…, si alguna vez me faltaras.
Si en tu camino encontraras a quien puedas amar más, y me dices que te vas dando explicaciones raras. Al mirarme estoy seguro que enseguida volverás, y yo te diré nomás… "moriré… si me faltaras".
Autor: Eliseo León Pretell Poeta peruano Derechos reservados E-mail: ellepre@yahoo.es
               


imagen de "Evalyna"
© Brisa Diseños - Copyright, Febrero 2013