En unas huertas de Ayambla, en una tarde nublada Elsita mato a su novio porque éste ya no la amaba. Voy a casarme con otra..., sin piedad la amenazaba. Hallaron dos cuerpos muertos, a la vera del camino, uno era de Braulio Yépez, prometido de Marcela, el otro de Elsita Uriol, la maestra de la escuela. El tipo acudió al lugar, ella lo había citado, por Dios mi Braulio querido, no te vayas a casar, me juraste que me amabas, nunca me ibas a dejar. Cómo llorarán mis padres, al mirar mi sufrimiento, yo te amo de verdad, mi alma deshecha te adora. ¿Por qué después de quererme, ya no me quieres ahora? Vine porque me has llamado, sabes que ya no te quiero, es otra por la que muero, con ella me he de casar. Es posible que te duela, ya pronto te va a pasar. No calculó Braulio Yépez, aquí acababa su vida, cuando sacó la maestra, una pistola cortita. Le disparó cinco tiros y después... se mató Elsita.
Autor: Eliseo León Pretell *poeta peruano “Ciudad Satelital” Houston Texas, EE. UU. Derechos reservados


Jamás provoques lágrimas en un rostro que sólo te ha regalado sus mejores sonrisas.

Papa Francisco      




                         




© Brisa Diseños - Copyright, Febrero 2015