Cuantos hemos lamentado no haber visto en su momento, el súbito nacimiento del primer diente esperado. Por andar de lado en lado en mil cosas de la vida nos queda otra vez perdida esta ocasión, que además no se repite jamás en nuestra prenda querida.
¤¤¤ ¤¤¤
Yo perdí eso en mi engreída, cómo brilló de repente, la luz de su primer diente para enfrentarse a la vida. No pude ver su salida por mi explicable lejura, mi Dios que todo lo cura me reservó la alegría, de verlo caer un día entre sorpresa y ternura.
¤¤¤ ¤¤¤
La acaricié con dulzura, ella levantó su almohada sin dolor, emocionada en su inocencia más pura. Completamente segura me mostró su dientecito, recordando al ratoncito que lo vendría a llevar, en cambio le iba a dejar tal vez… algún billetito.
¤¤¤ ¤¤¤
En mi papel de abuelito toqué el cielo y las estrellas, escena, de las más bellas me ha regalado el bendito. Me dije: ¡Soy! en un grito, el más feliz de los seres. Gracias “Ratoncito Pérez” te espero para Giulita regresa y que se repita el gran personaje tu eres.
Derechos reservados. ¤¤¤ Cuando alguien te ama, la forma de decir tu nombre es diferente Patricio de 4 años ¤¤¤ Autor: Eliseo León Pretell *Poeta internacional peruano “Ciudad Satelital” Houston Texas, EE. UU. (DÉCIMA ESPINELA) Rima entrelazada



                





© Brisa Diseños - Enero 2016