Aquella tarde en que te vi por vez primera y detuve mi andar para mirarte, ¿te acuerdas? Fue una tarde, en primavera, desde aquel día jamás pude olvidarte.
Te vi tan bella y tus cabellos tan hermosos; que ni un ángel escapado de su altar me haría sentirme... tan dichoso al contemplar tu silueta escultural.
Son tus labios dos pétalos de rosas, es tu risa... un encanto sin igual, que hasta un corazón hecho de roca se quebraría, como se quiebra un cristal.
Sé que en esta vida, se van tantas cosas semejante a esta tarde que te he visto pasar, no quedará el recuerdo, ni siquiera una rosa que la ponga en un libro, para recordar.
Sé que el otoño pasa, y vendrá primavera. Y al saber que jamás no podré encontrarte, te esperaré como aquella vez primera porque sé que jamás podré olvidarte.
Autor: Peter Bustamante



                                 



imagen: © Sara Moon - enviada por "Evalyna"
Brisa Diseños - Copyright, 2013