Hay muchas cosas que se ven lejanas y van perdiendo la fragancia y la emoción. Es como amanecer en la mañana con el recuerdo de un inmenso amor.
Al igual que se apagan nuestras risas, que se rompen como olas en el mar y nos queda el otoño, como brisa, recordando primaveras que se van.
Sólo nos quedan recuerdos entristecidos, de lo que en la juventud tuvimos y se perdió. Nos quedan los recuerdos ya vividos, como aquel que juega, y en el amor perdió.
Y cuando nos ponemos a mirar las rosas sin ver el colorido, como en la pasión. Es cuando sentimos el corazón como una roca y sabemos que hemos perdido el esplendor
Autor: Peter Bustamante

                   



imagen central: Mironna
© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2012