En este día es señalado, como tantos que he tenido... Es como el principio y el fin, de ese día dolorido. Me amaste y te fuiste, con mi mejor amigo... Despreciaste mi amor, perdiste lo divino. Desde entonces, me siento en este banco de pobre... Sintiendo el corazón llorando, como un cobarde. El dolor, se siente y nadie lo entiende... Solo el que lo lleva, donde quiera y lo siente. Me traicionaste y me dejaste, el corazón herido... Te perdí, a ti y a mi mejor amigo... Dolor, resentimiento, de este mundo ennegrecido. Solo, sin tener a los seres que he querido. Vivo siempre llorando, lo que he perdido... Mi vida es un martirio, nada me tiene contento. Solo miro al cielo y pido, que me lleve el viento... Tanta amargura y desprecio, con el corazón desprendido. Dios, mírame por favor, en este banco confundido... Llévame del paraíso, que tu diste con amor a tus hijos. Ya para que quiero este martirio, sin ella y sin mi amigo... Aquí sentado espero, aunque es poco lo que he vivido. Cuanto extraño, a mi amor y a mi amigo... Me duele hasta el alma, ya no siento que vivo. ¡Mejor Dios mío, llévame contigo... Ya, no resisto... Un día más dolorido! Autora: Evalyna


                    





© Brisa Diseños - Copyright, Enero 2014