¡Si yo muriera!


Si yo muriera, quisiera que fuera así, entre tus brazos, que me aprietes fuertemente contra tu pecho, y que me dieras muchos, pero muchos besos. Si yo muriera, desearía que el destino me permitiera estar muy cerca de tu boca y que tus ojos me miraran hasta que ya no respirara. ¡Ay... si yo muriera cerca, muy cerca de ti... me moriría todos los días, sintiéndome completamente feliz! Si yo muriera, no querría rosas, ni llantos, no quiero que hayan lamentos, ni tristezas, sólo que mi recuerdo quede en tu corazón. Si yo muriera, sabrás que estuve siempre dentro de ti, que te amé y te adoré, hasta el último instante de mi muerte. ¡Si yo en mi muerte, estuviera así... muy cerca de ti! Si yo muriera... tendrías mucho de qué acordarte, de mis besos, de mis caricias, de todo lo que nunca otra podría darte, porque te he dado toda mi vida, por eso... ¡por favor, abrázame! Si yo muriera, te dejaría mi sonrisa diciéndote que estoy todavía viva. Yo sé que por nada en este mundo, me cambiarías... y sentirías mi voz diciéndote: ¡Si yo muriera! Autora: Evalyna






© Brisa Diseños - Copyright, Febrero 2010