¡Dicen, que es muy difícil encontrar un buen amigo! yo creo que muchos olvidan muy pronto el serlo... y cuando se nos hace más difícil todavía dejarlo, es porque se llega a querer y es imposible olvidarlo. Sé que a los amigos se les cultiva a través del tiempo... que se riegan como a una planta para cultivarlos, y llegan a crecer como un jardín hermoso... ¡o quizás como la luz del sol, iluminando nuestro camino! ¡Nunca se le exige nada a quien es un buen amigo! Sólo se le da amor y comprensión para que nos recuerde y esté, con amor, a nuestro lado, dándonos calor y nos mire sin odio, ni rencor. ¡Un buen amigo debe ser siempre eterno! de lo contrario nunca podremos llamarle amigo, es mejor que en vez de llamarle amigo, le llamemos... un hombre muy conocido. ¡No equivoques esa palabra tan hermosa en vano! por eso, al tenerlo, deberías de saber distinguirlo. ¡Un amigo se considera, como Dios te lo ha ofrecido! ya que a un amigo... nunca se le deja en el olvido. No importa la distancia, siempre hay que llevarlo consigo, por ejemplo, yo seguiría guardándolo en este corazón mío y aunque dejara de hablarme, o me diera algún motivo... aquí estaré, siempre esperando por ese hombre amigo.
Autora: Evalyna

            






© Brisa Diseños - Copyright, Agosto 2014