Que ni el agua sienta


Yo no quiero que ni el agua, sienta que estoy llorando... Sólo quiero aquí desahogar, ésta pena que mi alma siente. No quiero que nadie vea mis lágrimas para que no sufran, ni a nadie moleste. Yo siento gran dolor en el corazón, sin remedio en mi consiente... Sólo quiero que mi suerte, ya se la lleve el Señor. Sueños y realidades, siempre se me han concedido... Pero también estoy sintiendo mi corazón herido, porque he perdido un hijo. Creanme que se siente un gran dolor, el cual nadie puede aliviar... Sí, les juro que aquí guardado lo llevo y sólo Dios, sabe mi mal. No quiero que ni el agua sienta que estoy llorando la muerte de mi querido hijo, que me ha dejado el corazón sangrando. ¡No, yo no quiero que ni el agua sienta que estoy llorando! Dedicado, a una gran amiga, Autora: Evalyna