La vida con los años, se va acortando... Me aflige pensar, el tener que irme de este mundo, aunque sé que también seré feliz, en lo que no conozco... ¡No, no tengo miedo... pero siento mucho respeto! Sé que esto, llegará en su momento... quizás ni me dé el tiempo para decirlo. Por eso quiero hacer mi testamento, dejandoles un pedacito de mi corazón herido. Mi vida sé que ha transcurrido en la pobreza, pero también la felicidad, siempre me acompañó... Sí, he sentido muchas veces un profundo dolor, pero yo sé que todo eso ha sido pasajero. Esto es una parte de la vida en este mundo... muchas veces todos hemos tenido esa pena... mas cuando vemos que alguien está afligido, viviendo confundido por algún amigo adolorido. Yo nunca me aparto, de lo que fue mi pasado... porque todos mis amigos están en mis sentidos y forman gran parte de la vida, que he tenido... Es por eso, que les dejo dicho lo que yo he vivido. Sí, siento dolor en el alma y en mi corazón, fueron muchos los años que sufrí en mi pasado. Es como si fuera un puñal, que llevo clavado, formando gran parte, los que fueron mis amigos. Si no les llevo un poco del pasado que recuerdo, ni les hablara a ustedes de vez en cuando... creo que mi vida, ya no tendría sentido, por eso, disculpen si a veces se lo digo repetido. De verdad, mi pasado siempre vivirá conmigo... ¿Ustedes piensan, que debo dejarlo en el olvido? ¡Qué tristeza me da, mis queridos amigos...! ustedes viven sin sentir, ni ver lo que han vivido. No sé, lo que sentirán por dentro... me imagino que será como un río vacío. ¡Vamos... llénense de valor y digan como yo, que es hermoso hablar de esos recuerdos! Pero si dicen que fue muy malo el pasado, quizás ni quieran recordar que si fue bueno... siempre dirán, que ya fue un pasado mal vivido... ¡No juzguen el mal sabor, que en sus vidas ha tenido! Sigan siempre comentando de seguido, ese recuerdo que ha pasado pero que han vivido... Por eso hoy les dejo en mi testamento el corazón, y todo lo que siempre pienso, que aquí han leído. Si desean dejen su comentario, pasando por mi sitio y firmen mi libro, que de seguro estará en el olvido... Si no lo desean, porque ya no estoy en este bello mundo, pasaré y les diré, que jamás fueron mis amigos. Que Dios les bendiga, es lo único que pido. Así lo dejo dicho aquí, en mi testamento, para los que han dicho que fueron mis amigos... ¡Pero no les miento, mi testamento es permitido! Ahora me despido, pero en mi corazón les llevo... Créanme que yo nunca les he mentido, porque Dios me enseñó todo lo divino... Él, sí es un padre y mi verdadero amigo. Autora: Evalyna


                    



imagen central: © Mironna
© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2012