¡Niños desvalidos, que no se pueden defender... que solo fueron concebidos, por puro placer! Padres desnaturalizados y otros, que no quieren ver... No les importa el dolor que destroza a ese ser. ¿Corazones traicioneros, por qué no tratan de entender... que Nuestro Señor le dió, ese don a la mujer? ¡Sí, que sigan engendrando por puro placer... Ya tendrán su castigo, ya no serán más, mujer! ¡Destrozaron una vida, nunca sentirán más placer... y en sus mentes podridas, quedará la muerte de ese ser! Autora: Evalyna


                         




© Brisa Diseños - Copyright, Febrero 2012