Cómo algo inesperado, caminábamos en sentido contrario... Nos cruzamos, nos miramos y sentimos el corazón, cómo si ya nos amaramos.... No sé como fue, pero algo sentíamos, que no era de amigos, o conocidos. seguimos caminando pero a pocos pasos, nos paramos para volver a mirarnos... Los dos quedamos tan sorprendidos, que frente a frente volvimos a encontrarnos... Así quedamos fijamente mirándonos, sintiendo en nuestros corazones algo extraño... ¿Qué era, no lo sabíamos? Pero estábamos ya seguros, de que nos amábamos. Nos abrazamos con sentimientos profundos, y sin decirnos una palabra caminamos... Así llegamos al aposento que nos unió, en aquella desenfrenada pasión... Despertando de aquel divino sueño, cuando la luna se perdió y amaneció. Nada nos dijimos, sólo una mirada al despedirnos... Ni tu nombre me dijiste, ni yo el mio... ¡Otra vez en dirección contraria caminamos, pero ya no volteamos para mirarnos! ¿Qué sucedió, que así nos conocimos? Seria casual nuestro encuentro, o fue Dios, que nos puso en el camino? ¿Pero, por qué no enfrentamos nuestro destino? ¡Si, esto fue solamente... Una pasión desenfrenada! Autora: Evalyna

                        


© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2011