Negro


Negro es aquel, que actúa con la maldad. Pero mucho, mucho más negro, que el que tiene, el color del luto. Porque ese negro, es símbolo del dolor y la amargura. Pero aquel, que de negro viste su alma. ¡No tiene nada! ¡Su alma está podrida! Todos huyen del olor desagradable, que ese blanco inspira. El negro que de piel brilla, el alma la tiene: Blanca, pura. Y ese otro blanco la envidia. El negro es esclavo, porque su corazón, es de sangre tibia. Mientras que el blanco tiene la sangre y el alma fría, y en su corazón. ¿Que tendrá? Quizás delira de traición, y de mentiras. ¡Oh! Negro, que caminas bajo el látigo del que es más negro que tu piel. ¡Porque ése, sólo es blanco por fuera! ¡Pero no importa! ¡Tú serás bien recibido en el descanso eterno! ¡Mientras que el otro blanco, nunca tendrá descanso; de su alma negra! ¡Y sufrirá por su perversidad! ¡Nada! Nada de el quedará, aunque su piel de ese color vestida está. ¡Negro! Mejor es sufrir y aguantar, que por negra que sea tu piel, tu corazón recibirá el honor, que el Señor te rindió, al vestir de negro tu piel, y el corazón te vistió de todo lo puro, haciendo de ti un rey entre los blancos. Autora: Evalyna

                        


© Brisa Diseños - Copyright, Julio 2010