¡Mis lágrimas llenan los ríos, ya no puedo ni pensar... Siento un dolor profundo, por los que no se quieren salvar! De lejos, siempre les miro... No quiero, se den cuenta de mi penal... Sigo viendo muy triste sus caminos, y mis ojos, no paran de llorar. No quiero me tengan lástima, ni deseo hacerles ningún mal... pero les ruego que de ahora en adelante, miren bien que camino que van a tomar. Hay muchos que en éste mundo creen, que no hay otro lugar para llegar... ¡Miren, hermanos...Yo puedo ser tu ángel, tu carne, tu alma, tus ojos, que tampoco paran de llorar! Piensen un poco en mi y sabrán, que les tengo mucho amor para dar... yo puedo darles mi corazón, y secar sus lágrimas... Aunque las mías inundando los ríos, seguirán. Autora: Evalyna


                  




© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2011