Créanme que sí me acordé, de las buenas y de las malas... De que un día tenía muchas amigas y también, algunas enemigas. Me acordé que algunas me hablaban, sintiendo en mi corazón alegría y también, que profundamente me herían... Me acordé, que la vida seguía y en la fe, que en Dios yo sentía. Me acordé cuando me alababan, y también cuando me despreciaban. Pero a la vez sentía que Dios, me bendecía... Me acordé, que nada me detenía y que mi mente seguía dando todo lo bueno, que en mi corazón siempre sentía. Me acordé, que odiar es hipocresía y que la mentira de esas amigas, en mi alma nunca entraría... Me acordé, que nada le debo a quien envidia... Y si algunas, sienten la osadía, de maldecirme algún día...Ya Dios, me avisaría. Me acordé, que Él me dio la vida, la esperanza y la paz, para no seguir en esa agonía... Me acordé, si me acordé de esas amigas, y me duele mucho sus desdichas... Porque sé que cometieron el error, de pasar por esta divina vida. Me acordé de todos los consejos, que para bien yo siempre les decía y mi alma muy tranquila se sentía... Me acordé de esas amigas, si me acordé... Y por eso se llena mi alma de alegría, porque Dios, sabe lo que doy cada día... Me acordé y siempre recordaré, que sólo a Dios yo le debía... Me acordé que todavía me sobra energía, para decirles a todas de corazón... ¡Qué Dios les bendiga... amigas, mías...! Me acordé y las recordaré, mientras yo viva... Autora: Evalyna

                        



imagen central: Imikimi (enviada por Evalyna)
© Brisa Diseños - Copyright, Agosto 2011