La cama vacía

Estoy aquí sentada en la cama, donde nos hacíamos el amor... Estoy triste y llorando, porque no tengo al dueño, de mi alma.. La cama está vacía, pero la almohada guarda tu olor... Ese olor al hombre tan divino, que me robó el corazón... Aquí estoy sentada todas las noches, quizás esperando que llegues, para que me hagas el amor... Te pienso ha cada instante rogando siempre sentirte otra vez, besándome ésta boca, que te dio tanto placer... ¡La cama está vacía, no lo puedo entender... Si tú siempre me decías, que yo era tu mujer! Pero ya no estás en mi cama, y me muero por volverte a tener... ¡No, no quiero que me dejes, ni quiero ver... La cama vacía! Autora: Evalyna

               


© Alan Ayers
© Brisa Diseños - Copyright, Noviembre 2010