Hoy salí y vi el sol brillar, vi que las rosas de mi jardín habían crecido hermosas... Sentí el calor del sol en mi piel y me hizo estremecer. .-.-.-.-.-.-.-.-. Me senté en la silla de recreo, junto a mis bellas matas de rosas. Los colores eran variados y el ambiente perfumaban... Me dio alegría, volver a nacer. .-.-.-.-.-.-.-.-. Dios me habló y me dijo que saliera para que lo pudiera ver... Era un sol radiante y maravilloso como nunca antes soñé ver. Dios nos dio una hermosa naturaleza. .-.-.-.-.-.-.-.-. Pero cuando esta humanidad, no realiza los deseos que queremos, nos molestamos de todo lo bueno... Entonces tenemos que morir, para darnos cuenta de la belleza de este paraíso que nos diste. .-.-.-.-.-.-.-.-. Ahora puedo entender la ceguedad, que tenemos en nuestras mentes... Salimos solo para no entender, que hoy es un día igual que ayer. No hay cambios, si lo queremos ver. .-.-.-.-.-.-.-.-. Sintiendo la brisa pura y fresca, con el olor del perfume de las rosas, entrando deliciosamente en toda mi piel haciéndome volver a renacer... Hoy, salí... y... vi el sol brillar. Autora: Evalyna



              




imagen enviada por "Evalyna"
© Brisa Diseños - Copyright, Septiembre 2013