El poema que yo escribo es de mi satisfacción, aunque muchos no lo sientan, ni piensen como yo. El poema es bendecido porque en el se encierra, el dolor y la amargura de la vida de la tierra. Para mi representa el librarme de las penas, el puñal que envenena mi alma soñadora; que se agita y llora al decirla en el poema. ¡Ay!, quién pudiera desahogar las tristezas, para que el mundo las oyera, y nadie criticara nuestro dolor y nuestra pena. Autora: Evalyna


                


© Brisa Diseños - Mayo 2011
Copyright, Abril 2003