¡Cánticos de gaviotas, van señalando su refugio... Van de vuelo en vuelo, juntándose en su amor profundo! ¿Quiero que me diga una gaviota, lo que yo pudiera cantar... Para conocer al hombre, que me ha de amar? Vuelo desesperada, sin poderlo encontrar... Yo envidio a las gaviotas que vuelan sobre el mar, entre sus cánticos de adolecentes y cánticos de adultos, se llevan los valores inertes de los que pasamos inadvertidos... Algunos cantan en voz altas y otros en voz baja, esperando siempre la llegada de una noche ansiada... Hay quienes esperan amados y otros, amadas no encontradas... Mientras que las gaviotas cantan ilusionadas, sus cánticos de amor y no están desesperadas... ¡No, no encuentro... donde mi amado, pueda estar! Y vuelo siempre sin llegar a nada, ni a nadie que me pueda amar! ¿Díganme ustedes gaviotas que vuelan, por dónde estará el hombre que me ama? Dulces noches, o dulces días... No sé donde anidan las esperanzas, del que es sólo y necesita del beso y la caricia de una boca esperanzada, que espera esa llegada... Cánticos de gaviotas, que vuelan siempre ilusionadas... Vuelen cerca de mi cuerpo, para que pronto venga el hombre... de todas mis noches ansiadas... ¡Vuelen, vuelen siempre con sus... cánticos de gaviotas! Autora: Evalyna

                


Adaptación: © Brisa Diseños - Abril 2010