Amigas... A mi no me gusta el licor, Pero hoy haré una excepción... Alzaré mi copa llena de ese rico licor, para embriagar las penas, que me llena de ese cruel dolor. Brindo por el amor y las tristezas, que invaden mi sufrido y confundido corazón... Brindo también por aquellos que llenos de amargura, no encuentran otra salida que el vicio del maldito licor. Brindo por aquellos que caminan, por senderos equivocados... Quizás cuenta no se han dado, que Dios nos brinda un camino mejor. Brindo hoy por acompañarles, aunque quizás sea una locura... Pero a mi me gustaría comprobarles, que el licor mata lentamente... Sin quitarnos las penas, ni el dolor, que nos oprime sabiamente el corazón. Brindo por todos ustedes una copa, de ese malsano, pero rico licor que nos consume el alma, sin nunca ahogar nuestro dolor. Autora: Evalyna


                    


Adaptación: © Brisa Diseños - Junio 2011