Los besos de los Ángeles, no se sienten en la piel. Se sienten, en el corazón... Así los siento yo, cuando me envías un abrazo y besos. Eres mi hermana, no de padre y madre... Pero que lindo se siente, cuando nos dicen esa palabra. Dios sabe por qué nos encontramos, siguiendo esta hermandad... Dios me los bendiga y les de mucha salud, amor y paz, en sus corazones... Se merecen lo mejor y sé, que Nuestro Señor escuchará siempre, los ruegos de sus hijos en la tierra. No deje de tener Fe, esto nos fortalece y nos hace vivir... Viendo los colores hermosos, que tenemos en este mundo aunque quizás muchos decimos, que no lo vemos y quizás sea así... porque no queremos verlo. La vida en un tesoro muy valioso, muchos dicen que estamos de paso y que nos vamos cuando Dios nos llama... sin importarle de que manera, si es placidamente, o trágicamente... Tenemos que echarle la culpa a quien menos la tiene, al que nos dio la vida y nos da oportunidades, de ser como los árboles, con raíces para que vayamos creciendo fuertes y saludables. Lo que debemos decir es, que Dios no es un asesino... Que si nos dio vida, es porque es misericordioso. Que nos ama y que espera que le llevemos en el corazón, no en los pies pisoteando su nombre... Su misericordia, su amor y compasión por todos sus hijos. aunque siempre nosotros les llamemos a Él, cuando lo necesitamos ahí está presente, aunque no lo veamos como nos vemos nosotros, que somos de carne y hueso... Hay niños enfermos, con hambre, muriendo hasta en las calles, por no tener quien les de un pedazo de pan aunque sea para mitigar el hambre... No se les da atención medica a tiempo, porque los que tienen padres no les presta atención, hasta última hora. Después dicen que Dios se lo llevo, Porque necesitaba otro ángel...Pero, no dicen: Mi hijo estaba muy enfermo, Dios se apiado de el y no dejo que siguiera sufriendo, al enfermar por mi descuido... Ojala, que Dios no nos haga ver la realidad, que nosotros mismos nos buscamos aunque sea inconscientemente las enfermedades, por los descuidos, por los vicios que hombres y mujeres tienen durante engendran a sus hijos, que al seguir por el camino se desvían y crecen en la maldad, teniendo una vida malsana... No, eso nadie lo ve como muchas otras cosas, que seria muy largo de escribirlo, porque es tanta la maldad y el dolor por las palabras que malamente decimos, de nuestro verdadero Padre Celestial... ¡Dios... Perdóname por culparte, de lo que nos sucede! Es nuestra culpa, por no cuidar todo lo hermoso que nos das... Es maravilloso este mundo que nos diste, para que viviéramos felices... ¡Pero no queremos ver la realidad y tenemos que culparte de todo lo malo, que nosotros mismos nos buscamos! Piensen un poco y recapaciten, quizás El Señor, nos de otra oportunidad más. Mientras tanto, no dejes de decirme hermana, Y envíame muchos abrazos y besos, para que alegres mi corazón con, Besos de Ángeles. Autora: Evalyna


                    





imagen de: © imikimi - enviada por "Evalyna"
© Brisa Diseños - Copyright, Marzo 2013