Bajo aquella luna hermosa, nos hicimos el amor... Fue tanta nuestra lujuria, que nos sorprendió la salida del sol. ¡Creí que de allí iba a nacer un amor puro y sincero, salido del corazón! La luna parecía mirarnos, como sintiendo envidia de nuestra pasión. Hasta nos olvidamos de las estrellas que nos alumbraban cada movimiento... Tus ojos brillaban pareciendo dos luceros, pero fueron apagándose con la luz divina del sol. Allí nos quedamos callados, quizás extenuados por la noche tan movida que habíamos pasado... Así abrazados, dormidos nos quedamos. ¡No niego que fue, demasiado maravilloso! ¡Cuando nos despertamos, el sol ya quemaba nuestros cuerpos que olían a sudor! Nos miramos un instante, quizás preguntándonos... ¿Qué fue lo que nos pasó? Nos sentimos avergonzados, de aquel amor casi violento de los dos... Fue que nos dimos cuenta en aquel momento, el error tan grande que habíamos cometido. Pues tú y yo, sólo eramos buenos amigos... Nunca más hubo amor, ni pasión... ¡Bajo aquella luna, todo quedó... Porque ya para nosotros...Nunca más brillo! Autora: Evalyna


                    



Adaptación © Brisa Diseños - Septiembre 2010