¡Ay, que feliz me siento cuando estoy entre tus brazos sintiendo tu calor y tu perfume varonil, que me fascina y me enciende cuando hacemos el amor! Sí, así... Arraigada a tus brazos quiero morir con esa pasión, que me llena de alegría y de ilusión... Amor, que me quema el corazón... Sublime abnegación, de este enlace con tu cuerpo... Abrázame... No me dejes morir sin sentirte así junto a mi piel, que arde con esta sensación... Hazme el amor, haciendo que tus brazos me acaricien y me hagan sentir prisionera de tu amor... ¡Anda, mi amor! Enardece, mis sentidos... Quiébrame, apriétame sin compasión... ¡Soy, tuya! No te niego que nunca he sentido este deseo, de quedarme para siempre... Arraigada, a tus brazos... Autora: Evalyna




              



© Brisa Diseños - Copyright, Mayo 2011