¿De qué tienes miedo? ¿De lo prohibido? ¿De esta pasión endiablada, que me domina? ¡No temas, no soy una fiera! Soy solamente una mujer con deseos dormidos, que espera noche a noche ese amor ardiente, que me quema las entrañas. Sólo eso; sólo eso es lo que quiero. No tú amor... Ni siquiera tú cariño, que está prohibido entre los dos. Sólo te pido una noche, una hora nada más, para apagar ésta pasión, que poco a poco encendiste. Sin haberte dado cuenta, que soy solamente... ¡Una mujer! Autor: Digna Torreira

                        




© Brisa Diseños - Copyright, 2010