Aun te escondes, en el vientre de mi princesa... Te pienso y hay un destello de luz en mi interior, poniéndome en un estado idílico.
Mi corazón se desborda de amor... Imagino tus ojos grandes bondadosos y tu pelo ensortijado.
Puedo imaginar tu temperatura, al estar en mis brazos por primera vez... Te sueño despierta y sonrío, me dulcificas el alma.
Si pudiera pedir un deseo, me encantaría entrar a tu habitat y guiar tus manitas al corazón de tu mami, para que se lo acariciaras... Así, como ella lo hizo conmigo.
Mi vida se rodea de campanitas de cristal, al imaginar tu vocecita diciéndome abuelita... puedo hasta sentir la humedad de tu babita en mi hombro... estoy llena de emociones bellas.
Quiero comerme toda la espinaca del mundo... estar fuerte para sostenerte en mis brazos y que los latidos de tu corazoncito se confundan con los míos... pienso en ti a diario.
Quiero que sientas cuanto te amo... eres mi duende, la luz de mi velita, mi curita mágica, mi dicha, mi ternura infinita... Le doy gracias a Dios por tu existencia y le ruego te llene de bondad.
Eres la flecha más brillante, con la que cupido atraveso mi corazón... mi ángel con alitas transparentes... soy yo, tu abuelita.
Autora: Alicia Valdés Dedicado a mi nietecita, que va a nacer...


           





imagen facilitada por Evalyna
© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2015