Yo digo con certeza, que en mi vida feliz han existido momentos muy tristes y en ellos mi familia y amigos, han desenrollado una alfombra mágica muy suave para aliviar el camino y Dios, a mi lado para siempre. Entonces llega más fuerte el olor de las flores, el aire es más fresco, los colores más brillantes a mis ojos y las voces que alcanzo a escuchar, se convierten en linda melodía... Y el amor... ¡Hummm...! El amor me hace sentir, sentada sobre las olas... Siempre ha sido así... Es la daga entrando en mi corazón y la vida acariciándome por dentro, minimizando el dolor. Y sigo siendo feliz... siempre feliz sintiéndome afortunada, por tenerte a ti, y a ti también... por poder abrazarte hoy... Estoy envuelta en el consuelo de mis bellas vivencias. Gracias Dios, por mi mundo azul lleno de escarchitas brillantes... Autora: Alicia Valdés Soto