¡Eres madre querida, eres mi consentida... La reina de mi vida, y como tú no hay dos! ¡Madre, querida... Distes la luz a mi vida, y sin ti me muero yo! ¡Madre, mía... Eres mi consentida, lo que más quiero en la vida, y lo que más adentro de mi corazón tengo yo! ¡Eres, mi pensamiento... Madrecita. adorada! No te olvido ni un momento, eres para mí sagrada. ¡Madre, solo hay una... Aunque parezca mentira, de esto muchos se olvida! ¡Si algún día ves pasar a una viejita linda, debes sentir envidia... Puede ser, tu madre querida! ¡En mi corazón te llevo, muy dentro prendida! ¡Madrecita, de mi alma... Eres mi ilusión... Toda mi vida! ¡El amor de una madre, no lo siente cualquiera... El que la siente, es porque la quiere y la venera... Aunque, ya no la tenga! Autora: Evalyna






                   


© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2011