¡Hoy 16 de Septiembre cumplirías noventa y cinco años, madrecita de mi alma! Qué lástima que ni un beso, podamos darte en la mejilla. ¡Madrecita... hoy quisiéramos, imaginarte alegre! Pienso que estamos juntos todos tus hijos, y que un ramo de rosas rojas te hemos ofrecido. ¡Ay, madre querida, cuánto hemos sufrido esta lejanía! Sabemos que tu alma buena se te consumía de tanta pena... ¡y tu corazón, que dolido debía estar! Lo sabemos porque nuestros ojos, ya no brillan de tanto llorar. ¡Pero madre! Si algún día a tu lado podemos llegar, ante ti nos arrodillaremos para pedirte perdón por el inmenso dolor que dañó tu corazón... Y te cubriremos de besos, para no volverte a dejar. ¡Felicidades, viejita querida! Autora: Evalyna

Recordando siempre a mi querida madre, que falleció el 9 de Septiembre -1981.


                   

© Brisa Diseños - Copyright, Abril 2011