Nuestras almas se convierten, en pobres sentimientos y nos duele lo que nos dicen. Pero llegado el momento, brota con fuerza en nuestro aliento lo que sentimos por dentro. Y ofendemos sin saber, que también el otro ser, tiene alma y sentimiento; sintiendo también dolor... Y también brota de su aliento; palabras punzantes. Asi es, que nos clavamos puñales cada dia sin pensar, que nos debemos tratar en forma difenrente. Para que nuestra alma,en paz ande siempre, sin dolor que aliente a ofender sin saber, que en vez de bien se destruye la mente. Autora: Evalyna

                        




© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2011