Nadie sabe, ni se preocupa de abrir una ventana poniendo un gran letrero que diga: La mente es una irresponsable tirana...
Cualquiera diría, que es locura humana, decir las cosas de buena gana, nadie jamás la escuchará.
En la vida de los humanos con maldad, que protege al inhumano y les tiende la mano, ayudándolos a maltratar, robándole al pobre que trabaja, para su familia querer ayudar.
No pueden más que decir. ¿Y yo, que más puedo hacer? Tengo que dejar, que hagan lo que quieran... me pueden robar, lo que tanto sudor me ha costado, para que a mi familia no le falte lo principal.
Por otro lado, se mantienen en puro vicio... robando y matando a los pobres infelices... No les importa que la sangre corra.
En otros lados se van preparando, para una guerra destructora, queriendo apropiarse de las tierras, que el Señor dió a todos, sin importar quien la quiera.
Están hambrientos de sangre, corren por el mundo de la tierra, diciendo que a ellos les pertenece y matan a quienes no les obedece.
Qué ironía, la de esta perversa situación, y ponen en peligro, este hermoso paraíso... Son arrogantes, incrédulos, diciendo que creen en Dios y que practican, la mejor religión...
¿Solo eso es querer a un Dios? Les pregunto, calmadamente... haciendo que entiendan de una vez, que recogerán cenizas y no quedará, ni para que se limpien los dientes...
¡Injustos, estos seres humanos!, Si así se les puede decir... Esto es solo por ponerle algún nombre, sin que se les quiera herir...
Muy pronto aprenderán, estos humanos creyentes, que todo dejara de existir y será para siempre...
No escuchen lo que en muchos idiomas, colores de piel y humanos creyentes les han dicho, que Dios sí existe y ya no podrán, ni siquiera, que lo intenten.
Les aseguro que nada quedará, en esta tierra de humanos mal olientes... Estoy segura qué, nadie sabe.
Autora: Evalyna


             




imagen enviada por: Evalyna
© Brisa Diseños - Copyright, Septiembre 2014