Me asombra, cuando les digo algo. Me asombra, este mundo lleno de agravios... Pero lo que más me asombra, es ver este mundo maravilloso... Con ideas en la humanidad, que se pierde en la nada. =·=·=·=·=·= Sí, me asombra... porque el Señor, lo construyó tan perfecto... Que ahora llora la desdicha que asoma, en cada mirada de la gente humana... =·=·=·=·=·= ¡Señor...! Me pregunto yo, cuantos niños crecerán, discutiendo con sus padres o abuelos... lo malsano de aquello que desean lograr, cuando solo ven desparpajo, odio, rencor, desamor y destrucción... =·=·=·=·=·= ¡Sí, ésto sí me asombra...! ¿Cuánto dolor sientes, mi Señor? ¿Por qué los niños también viven pensando, que darte dolor es mejor? ¿Por qué los niños que crecen, ya odian este mundo que hiciste con amor...? =·=·=·=·=·= ¡Me asombra, tan pequeños...! ya salen diciendo que prefieren al traidor, que mancilla los deseos del gran Creador... ¡Me asombra, sí me asombra! que no hay respeto, ni pudor... porque eso, les enseñan los mayores... ¡y tú... te consumes de dolor, Señor! ¡Sí, me asombra...! sí, ¿a ti no te da dolor?
Autora: Eva Soto


                    




© Brisa Diseños - Copyright, Agosto 2011