"¡Hola Diosito!"
y
"Respuesta a Juanito"

¡Hola Diosito!
¡Hola, Diosito... Soy el pequeño Juanito! Sé que estás muy ocupado, con todo lo que ha pasado... Pero te llamo porque quiero hacerte unas preguntas, las cuales el hombre en la tierra no me las ha podido contestar... ¡Dime, Diosito! ¿Acaso el hombre, es superior a ti? ¡Te lo pregunto, porque él sólo te hace sufrir! Fíjate que ya hoy hace años, que dos aviones se estrellaron en esas torres altas, que había en New York... Donde murieron miles de personas inocentes, dejando muchos niños huérfanos como yo, y todavía el hombre no ha atrapado a ese malhechor que provocó este horrible desastre... Diosito, dime... ¿Por qué en la tierra los hombres cometen tantas injusticias, haciendo guerras, destruyendo vidas y sembrando tanto el luto... Si Tú cuando procreaste al hombre le pusiste un pedazo de Tu corazón, siendo el tuyo de tanto amor? ¿Por qué al hombre no le quedó nada, de lo que le diste? ¡Diosito... Es que no puedo entender, que haya tanto odio, envidia y rencor, en los que se dicen ser muy humanos... Y que todavía diga el hombre, que te lleva en el corazón, cuando el sólo hace la destrucción! ¿Por qué te hacen sufrir, sabiendo que todo eso te hace daño... Dándote intenso dolor, en tu corazón? ¡No, Diosito! Yo no lo entiendo porque quizás, todavía estoy pequeñito... ¡Pero te pido mi Diosito, que me respondas por favor! ¡Es que cuando yo crezca, no quiero, ser uno más entre los que se hacen llamar... "hombres" ¡Yo siento, Diosito... que mi pequeño corazoncito, se quedará así de pequeñito... Para no darte más dolor! Autora: Evalyna (escrito: 9-11-2001) Respuesta a Juanito
¡Mi pequeño, Juanito! Bendigo este momento, en que me has llamado... Eres un niño muy inteligente y quiero darte esta respuesta, como a todos les doy cada día... Sin que mis demás hijos, me quieran escuchar... ¡Es cierto... Al hombre yo procreé, dándole un cuerpo perfecto! ¡También le di inteligencia y sabiduría! ¡Pero lo más grande que le di... Fue un pedazo de mi corazón, para que tuviera buenos sentimientos y transmitiera sólo amor de su corazón! ¡Pero, no fue así! El hombre se cree superior a mí... por eso vive demasiado ambicioso, queriendo destruir todo lo que le di! ¡Mi pequeño Juanito! tienes razón, hijito... mejor será que no crezcas para que no cambies ese amor, que está en tu corazoncito... ¡No, yo no quiero que a los hombres te parezcas! Porque todo eso me dará más tristeza... ¡Sí, mucho más de la que ya sentí, al entregarles este paraíso que con tanto amor les di! ¡Sí, mi pequeño .Juanito! siempre este día es de dolor, como otros tantos... entre la envidia, el odio, el desamor, las calumnias, las matanzas, las guerras y las enfermedades... ¡No, esto nunca se podrá olvidar! Así grabado quedará por siempre en todas aquellas almas, que perdieron sus vidas, por culpa de los que dicen: ¡Tener... Hombría! ¡Pero te aseguro, que más triste será el día para todos aquellos, que no tienen respeto de otras vidas... Algunos usan su fuerza y hombría, haciendo una de estas cobardías! ¡Para amar y respetar a Dios, ámate y respétate a ti mismo... así sabrás amar y respetar, al resto de la humanidad! Autora: Evalyna (escrito: 9-11-2001)