El que ama siente el alma, llena de ternuras infinitas; aunque nadie nos quiera. Yo amo, con amor del bueno y puro... De esos amores que ya no quedan, en ese mundo tuyo. Yo estoy sufriendo las torturas, que me da esa humanidad... Sientiendo un inmenso dolor destrozándome el corazón, que sangra por aquellos que no desean ver, lo que es indeseable. Yo siempre he entregado todo mi amor; y puro doy mi corazón, sin ponerle condición a ninguno. ¡Pero, ese mundo tuyo es ciego y no ve que son... irremediablemente, crudos! Autora: Evalyna


                        



© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2011