El cielo, el mar y la tierra, son cosas muy diferentes... El mar con su inmensidad, nos da el agua que necesitamos para tomar y nos da alimentos de diferentes especies de pescados, que sirven para que no pasemos hambre... Además también sirve para limpiar nuestros cuerpos, nuestras casas, para regar nuestras plantas, que nos dan frutos frescos... También flores y el verdor de la hierva y la de los árboles... La tierra nos da cosas diferentes, que son muy necesarias para la vivencia humana y también para alimentar a los animales, que nos ayudan en la existencia de la vida. La tierra nos hace pisar firme con nuestros pies, para poder caminar, para labrarla y poder sembrar los frutos necesarios, que nos puede alimentar... y como la tierra es inmensamente grande, tiene lugar suficiente para toda la gente humana y también para la especie animal... Todo lo que nos da existencia debemos de respetar, sea el mar, el cielo, o la tierra bendecida... El cielo con su azul maravilloso, hace una parte y apreciado siempre debe ser... El cielo nos cubre con toda su belleza, aunque nadie lo quiera entender... El cielo nos cubre abarcando también, todo el planeta, exponiendo a nuestra vista su luna y sus estrellas, que favorecen su belleza... Fíjese, en el sol nos da la luz, para así poder apreciar todo lo que hay en el mar y en la tierra...También nos da la noche para que en la oscuridad, podamos descansar nuestras mentes , limpiándolas de todas las impurezas... Las estrellas nos dan un lugar para pensar en el amor, la compresión y también reflexionar aquello que nos molesta... Si no saben apreciar lo que esto nos ofrece, sin que nos cueste. No hay queja que se pueda manifestar, si las cosas nos sale mal... Hay que amar el mar, la tierra, el cielo con su luna, sus estrellas y todo lo que hay en nuestro mundo Por favor, siempre cuidemos esta bendición, que nos dio Nuestro Señor... ¡Apreciando Nuestro Mundo! Autora: Evalyna

                    



© Brisa Diseños - Copyright, Junio 2011