Ando perdido, no encuentro el camino... ¡Oh, Dios... Nuestro Padre, divino! Yo, soy tu hijo... toma mi mano y enséñame, el camino... He sido malo, en el mundo de los vivos... te necesito, Dios mío... libérame, de este castigo... yo no supe ser padre, ni esposo, ni amigo... Siempre fuí muy creído, de que yo sólo era merecido... por eso vengo sufriendo, desde que deje, ese mundo tan divino... ¡No, Padre mío... No encuentro, el camino! !Me siento, adolorido pensando... cómo pude ser tan mal agradecido, si me diste más de lo merecido! Pero, ¿por qué fuí así, hasta contigo? ¿por qué no entendí, que yo sólo no era tu hijo? ¡Qué ingrato... Qué mal me he comportado, con mi familia y mis buenos amigos...! ¡Ahora... ando, perdido! Autora: Evalyna

                     


imagen central: Paty Erosa
© Brisa Diseños - Copyright, Septiembre 2011